Envoltar (Rodear) El Puig de Galatzó, esa era la idea que se nos había ocurrido para nuestra Eixida de fin de semana. Sabíamos que era posible trazar una ruta circular cuyo centro fuera el Puig de Galatzó. Algunos de los tramos que conformaban esta ruta ya los conocíamos de algunas de nuestras eixides anteriores por aquella zona, y para los tramos que desconocíamos teníamos algunas referencias y tracks que habíamos encontrado en otras web de mtb.  Finalmente la ruta confeccionada fue; Puigpunyent – Coll d'Estallencs – Boal de Ses Serves – Sa Coma d'en Vidal – Comellar de Ses Sinies – Cases de Galatzó – Hotel Es Ratxo – Galilea – Puigpunent. Y aunque inicialmente nos surgieron algunas dudas porque supusimos cierta dureza en algunos de los tramos nos animamos y decidimos intentarlo.

Os puedo avanzar que conseguimos completar el trazado inicial casi al completo, sólo nos saltamos Galilea. Después de pasar por el Hotel Es Ratxo nos plantamos en el parking de La Reserva con los camelback peligrosamente vacíos y con un cansancio acumulado bastante importante, a partir de ahí, y después de 7 horas de eixida, nuestro único objetivo ya era llegar a los coches y acabar, por tanto pasamos olímpicamente de buscar el camino que nos llevaba a Galilea y enfilamos directamente hacia Puigpunyent. Del resto de la ruta también os puedo avanzar que ha resultado muy bonita, pero como ya intuíamos, bastante durilla con algunos tramos endiabladamente técnicos y practicamente imposibles de ciclar.

 Primer tramo de la ruta, son las 09:00 de la mañana y hay que subir de Puigpunyent hasta Es Coll d'Estallencs, bueno un momento, no tan rápido, antes un buen café bien cargado porque la ruta de hoy es larga y necesitamos alguna sustancia dopante que nos de algo de fuerza para comenzar. Además, Sebas no debe haber llegado todavía, tiene cierta desventaja cuando se trata de quedar en algún sitio extraño como hoy. A la salida de Puigpunyent cuando enfilas la carretera que te lleva a la Granja de Esporles, así que José Antonio y yo nos tomamos nuestro tiempo bien sentados en la terraza de un bar desde la que vemos perfectamente la calle por donde pasará Sebas con el coche. Y al cabo de un rato, cuando saboreamos el café matutino, llama Sebas, ¿a ver dónde estamos?, porque él ya hace como 15 minutos que ha llegado y nos está esperando en el punto de reunión. ¡Vaya hombre!, el que tenía cierta desventaja ya nos está esperando, José Antonio y yo apuramos el cafetito y salimos zumbando. Encontramos a Sebas con la bici ya montada, y está impaciente.

Aparcamos el coche, montamos bicis, comenzamos el primera tramo de la ruta, y ya tenemos que tomar la primera decisión; ¿Por dónde subir al Coll d'Estallencs?, la ruta natural de subida es Es Camí Vell d'Estallencs, pero eso pasa por Son Fortesa, y por ahí las bicis no son bienvenidas, no se cuál es el motivo, pero os aseguro que el letrero de prohibido el paso a bicis que hay es muy grande. Un día que pasé por ahí andando me crucé con rebaños de ovejas y supuse que existía cierto peligro de atropellarlas, o espantarlas, si no es por este motivo realmente desconozco por qué en bici no se puede pasar. Decidimos pues evitar Son Fortesa, para ello hay alternativas de subida, pero sincéramente, yo hoy no deseaba llegar arriba “petado” teniendo en cuenta lo que nos esperaba, y optamos por la alternativa que más odiamos, pero también la más facil; el asfalto. Así que enfilamos carretera y subimos agradablemente hasta Es Coll des Grau. Por el camino encontramos muy poco tráfico, sólo algunas bicis de carretera que hacían el camino inverso y nada más. Además esta subidita nos ha servido para desperezarnos y entrar en calor, no hay mal que por bien no venga.

Arriba de Es Coll d'es Grau abandonamos ya el asfalto para tomar el desvío que nos lleva hasta Sa Campaneta, a la que NO hemos de llegar ya que la GR que nos sube hasta Es Coll d'Estallencs se desvía un poco antes. Este tramo es agradable de ciclar, con un desnivel muy suave y una pista en muy buenas condiciones, se hace fácil de recorrer hasta llegar al desvío que nos aleja de Sa Campaneta, aquí las cosas se complican un poco y hay algunos puntos bastante técnicos en los que que tendremos que empujar. Hasta llegar a la cima de Es Coll d'Estallencs, donde encontraremos un “botador”, existen algunas rampas durillas que también nos harán empujar un poco pero nada que no podamos tolerar.

Y en la cima del Coll d'Estallencs paramos para refrescarnos y admirar el paisaje. Desde aquí arriba, y gracias a que hoy está resultando un día bastante soleado, vemos claramente el pueblo de Estallencs. Por el sol que está haciendo, alguno de nosotros comenta que para la próxima Eixida ya deberíamos traer algo de protección solar, seguramente será así, peor ahora toca ponernos las protecciones físicas porque desde aquí, y hasta Sa Font de Dalt, es una zona con un continuo sube y baja suave con algún punto ligeramente técnico, nada que Sebas, José Antonio o yo mismo no podamos superar, pero esta zona es traicionera ya que es bastante estrechita y tienes un constante terraplén a tu derecha que no te permite relajarte en ningún momento. Por aquí vas ciclando en fila india e intentando mantenerte todo lo recto y equilibrado que puedes, pero siempre notas como la rueda delantera desea escaparse hacia abajo. A todo esto le hay que añadir que muchas veces el matorral sólo te deja una estrechísima senda sin alternativa posible por donde meter la rueda, y encima no te deja ver muy bien lo que hay unos metros más allá. Recuerdo como yo iba justo detrás de Sebas y no veía nada, pensaba que si él pasaba con seguirle era suficiente, pero como ciclar de esta manera no me estaba resultando muy cómodo decidí dejarle ir unos metros, además no es la mejor idea no ver por donde metes la rueda, y ha sido justo en ese momento cuando me lo he encontrado de pié mirando su bici la cual tenía toda la rueda delantera colgando del terraplén. Según sus palabras, ha tenido que evitar un piedra metiendo la rueda tan al borde del camino que no ha soportado su peso y se ha hundido. Nada que lamentar gracias a la escasísima velocidad por la que somos capaces de pasar por aquí, pero nos sirve de aviso para no relajarnos y estar atentos. Al momento ya estamos en Sa Font de Dalt, que hoy saca un chorrito irrisorio de agua, imposible rellenar camelbacks, y teniendo en cuenta cómo está hoy el día de soleado y lo que nos queda todavía por ciclar habrá que confiar en encontrar agua en Sa Coma d'en Vidal, o ser rácanos y racionarnosla.

De Sa Font de Dalt hasta Es Boal de Ses Server es un tramo en el que predomina la bajada y sobre todo las impresionantes vistas sobre Estallencs. Es un tramo en forma de sendero más o menos estrecho en el que hay que ciclar en fila india pero que se hace rápido. En Es Boal de Ses Serves paramos a merendar porque lo que viene a partir de ahora es la parte dura de la ruta. Una vez bien merendados y bien mentalizados de lo que nos espera comenzamos la subida hacia Sa Coma d'en Vidal, y vaya si era necesario mentalizarse bien mentalizado, ¡¡vaya rampas!! de las difíciles de verdad. Luego en casa analizando el track hemos visto que el desnivel que tienen tampoco es de los peores a los que nos hemos enfrentado pero el piso es pedregoso y muy suelto lo que te impide tener una buena tracción. Yo he intentado subir lo máximo posible pero la primera rampa ya me ha regalado un rebalón de rueda trasera que me ha dejado clavado, a partir de ahí, pie a tierra y a empujar. Es muy difícil subir esto arriba de la bici, para el que no haya estado os puedo decir que se requiere una buena combinación de técnica y fuerza, combinación que yo no poseo, por tanto, se me hace imposible llegar a Sa Coma d'en Vidal ciclando.

En Sa Coma d'en Vidal paramos a descansar un poco, explorar este lugar y hacer algunas fotos. Encontramos un pozo que tenía agua, que además parecía buena, y encima estaba fresca. Yo no me lo pienso mucho y bebo, además mi camelback está ya medio. Creo que soy el único que ha bebido y deseo que no me pase nada, si el agua no estaba en las mejores condiciones lo notaré al día siguiente o el mismo día, pero el aspecto del agua del pozo parecía inmejorable. Se hace difícil pensar que alguien vivía aquí, la casa y el paraje son envidiable pero llegar aquí no es nada fácil, o tienes un 4x4 de los de verdad, no de los de millonetis que tienen forma de 4x4, me refiero a uno auténtico que sea capaz de subir hasta aquí, o mejor no vengas Y cuando está aquí necesitas ser bastante autosuficiente, para empear necesitas generar energía con una alternador y sobre comunicaciones mejor no hablar. No lo probé pero me parece que la cobertura no era la mejor del mundo. A tu favor tendrás toda la paz espiritual que es capaz de darte este lugar. Si por otra parte lo que te gusta es la caza mayor, no te lo pienses, este es tu lugar, porque hay cabras por todos sitios, de hecho desde que hemos pasado por el Coll d'Estallencs no hemos parado de ver, y sobre todo de oler, a cabras.

De Sa Coma d'en Vidal hasta el inicio de Es Comellar de ses Sinies es un camino de 4x4 totalmente abandonado que el “carritx” lo está tapando. Fácil subidita después de las rampas que acabamos de superar, lo único que hay que procurar hacer por aquí es meter la rueda por una de las dos roderas del camino, que son el único espacio que el carritx ha respetado, y a ritmo suave pero constante en menos de 15 minutos te plantas arriba. Y aquí arriba es cuando nos quedamos sobrecogidos al tener la primera visión de Es Comellar de Ses Sinies, estamos muy sudados y cansados, pero el espectáculo natural que tenemos ante nosotros es magnífico. Nos quedamos un rato observando el paisaje, vale la pena. Nos armamos y comenzamos la bajada, si ninguna prisa y buscando visualmente el camino, o sendero, o ruta, o lo que haya por donde tendremos que pasar, y al cabo de muy poco comenzamos a intuir algunas cosas. Intuímos y rápidamente entendemos que el sendero de bajada será técnicamente muy exigente y que una vez comenzada la bajada ya no habrá escapatoria posible. Si sufrimos algún percance antes de comenzar el descenso todavía podemos volver sobre nuestros pasos hasta Sa Coma d'en Vidal y de ahí bajar a Estallencs sin muchos problemas, pero una vez dentro de Es Comellar de Ses Sinies es muy dificil, o casi imposible, volver atrás. Ante un percance, la única alternativa que consideramos válida es completar el descenso. Digo esto, porque deseo advertir a todo aquel que se aventure por esta zona que su dificultad técnica es muy elevada, es un senderillo de herradura endiabladamente enrevesado y ratonero. Es verdad que el sendero está muy bien marcado y es imposible perderse o desviarse por un ramal sin retroceso, pero o eres un figura fuera de serie, o serás como nosotros que no fuimos capaces ni de ciclar más de 20 metros en total, el resto lo hicimos a pie y despacito y con cuidado a tropezar. Y es que una caída por aquí con consecuencias crea uno de los peores escenarios que se me pueden ocurrir. La evacuación de un compañero con un brazo, o pierna rota, o un simple esguince se puede convertir en un verdadero follón muy dificil de solventar. Nosotros no jugamos a ser figuras fueras de serie y bajamos tranquilos y andando. Más de una hora nos llevó completar esta parte de la Eixida.

Después de la paliza de bajar andando y arrastrando la bici llegamos al cruce de caminos donde está situado Es Pou de Ses Sinies, y aquí por fin la pista se abre y se convierte en una vía ancha perfectamente ciclable que a bastante velocidad nos lleva justo a Ses Casas de Galatzó. Se agradece esta pista después de tanto andar. En Ses Cases de Galtazó yo tenía la esperanza de encontrar alguna especie de bar o como mínimo una máquina automática expendedor de latas porque nuestros camelbacks ya comenzaban a estar bastante vacíos. Pero tengo que decir que no encontramos nada de nada, las Casas, al menos ese día, estaban completamente desiertas, nada ni nadie. En fin, tomamos unas fotos y proseguimos nuestro camino pero no durante mucho rato porque sabemos que el camino por el que vamos nos lleva hasta la carretera que va desde Es Capdellà a Galilea y no deseamos el asfalto, así que decidimos tomar un desvío que habíamos visto por el Google Earth y que también teníamos documentado en nuestros mapas topográficos. Este desvío está justo delante de las casas semiderruidas denominadas Ca l'Amo en Biel y se denomina Camí des Ratxo, no conocemos este camino pero según los mapas nos deja justo en el Hotel es Ratxo o en La Reserva, de ahí a Galilea es un saltito.

Y comenzamos a ciclar desde Ca l'Amo en Biel por el Camí des Ratxo hacia La Reserva. Este camino es muy bonito, con una pista ancha de 4x4 y de pendiente suave que se hace agradable de recorrer, pero cuando llevamos un ratito nos encontramos una enorme valla que nos impide el paso. Y lo peor es que no vemos ningún lugar para saltarla. Nos tememos lo peor y nos comenzamos a concienciar de que habrá que volver atrás y llegar a Galilea vía asfalto. Y cuando yo ya no veía opción posible y estaba haciendo un foto a la bici apoyada en la valla para advertir en esta crónica de que este camino está cerrado va Sebas y me dice “aparta la bici”, me quedé en blanco pensando qué pretendía hacer Sebas ¿pegar un salto? y va y con una mano deslizó la valla con tal suavidad que nos quedamos pasmados. Hay valla, está cerrada, pero se desliza hacia un lado sin ningún problema. Gracias a Sebas, que por lo que veo es el único de nosotros con dos dedos de sentido común, podemos continuar. Por cierto, lo peor es que una vez cruzada la valla nos giramos y observamos como el torrente que hay justo al lado no tiene el paso cerrado, por tanto, ni siquiera es necesario mover la valla, basta pasar por el torrente y punto. Lo que pasa es que después de 6 horas y pico de Eixida el cansancio acumulado ya no nos permite ni pensar. Las fuerzas están muy justitas y lo peor es que mi camelback está vacío, menos mal que queda nada para llegar a Galilea.

Después de la famosa valla y ciclar unos 500 metros tenemos el Hotel es Ratxo delante, el camino que vienen del Hotel está asfaltado pero parece un camino particular del Hotel, no pensamos que haya tráfico, e intuimos que en sentido contrario nos llevará a Galilea. Desafortunadamente el trozo que vemos de camino es en dura subida, así que apretamos los dientes y comenzamos a subir, y subir, y subir, y para nuestra sorpresa cada vez la pendiente es más y más dura hasta que dices basta, y te bajas, y maldices el día que decidiste venir por aquí con la bici. Sólo nos faltaba esto, con el cansancio que llevamos encima, el calor que hace, y la poca agua que nos queda, encontrarnos unas rampas durísimas que aunque son de asfalto nos obligan a desmontar. Y con un último esfuerzo titánico llegamos a la entrada de La Reserva en donde vemos dos cosas que nos llaman mucho la atención, un bello pavo real que se pavonea delante de nosotros y al que me apetece mucho patearlo (por pavonearse delante de mi bella Lapierre) y la mejor de las visiones que podíamos imaginar en estos momentos, una máquina expendedora de bebídas. Las latas cotizan a 2€ y las botellas de agua también pero el pulsador de las de agua muestra la luz roja de genero agotado, así que decido preguntar a la señora que vende las entradas si sería tan amable de vendernos agua porque la máquina no tiene y amablemente nos contesta que podemos beber la que queramos gratis de una fuente que sale allí mismo. ¡¡¡Dios que buena!!! Y saciada la sed preguntamos a la misma señora qué camino tomar, y nos indica el más rápido para llegar a Puigpunyent, porque a estas alturas ya nos da igual respetar escrupulosamente la ruta original. Hoy hemos subido al Coll d'Estallencs, hemos bajado por Sa Font de Dalt, hemos merendado en Es Boal de Ses Servers, hemos pasado por Sa Coma de Vidal, hemos bajado por el endiablado sendero de Es Comellar de Ses Sinies, y hemos subido rampas imposibles por Es Ratxo; Galilea puede esperar, nos vamos directos a Pugipunyent a por los coches.

Como resumen os puedo decir que esta ha sido una muy dura y bella Eixida. Yo creía que la bajada por Es Comellar de Ses Sinies iba a ser más asequible, había leído otras crónicas que lo calificaban de técnicamente exigente, pero no leí nada de que fuera imposible. Ahora que hemos hecho esta bajada tengo que reconocer que está totalmente fuera de mi nivel, y su dificultad técnica me ha obligado a hacerla toda andando y arrastrando la bici. Creo que este hecho ha sido un palo para todos y nos ha exigido un considerable esfuerzo que luego hemos pagado. El desconocimiento previo de parte del terreno también ha hecho que nuestras previsiones de agua se hayan quedado cortas. Yo bebí en Sa Coma de Vidal de un pozo, pero fue una apuesta arriesgada. Ya tenemos una ruta más en nuestro haber, un bonito track más que ponemos a vuestra disposición, y en definitiva una Eixida más que nos alegramos de compartir con vosotros.

 

 

Gracias x leernos y hasta la próxima.

Share

Comentarios   

 
0 #1 Judy 18-11-2018 12:38
I have noticed you don't monetize your website, don't waste
your traffic, you can earn extra bucks every month.

You can use the best adsense alternative for any type of website
(they approve all websites), for more info simply search in gooogle: boorfe's tips monetize your website

Take a look at my homepage ... BestAdrian: https://CleverQuentin.blogspot.com
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 

Contáctanos

Si lo deseas, puedes contactar con los creadores de esta web enviando un e-mail a la siguiente dirección de correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., te contestaremos tan pronto como nos sea posible.

Gracias por visitarnos, Eixides MTBteam

Nota Legal

Eixides© es una web destinada a relatar nuestras excursiones en bicicleta de montaña y a promover la práctica respetuosa del MTB. Todo el contenido de esta web, ya sea texto, imágenes o rutas es original y la propiedad intelectual es de sus creadores. No está permitida la reproducción total o parcial de ningún contenido salvo autorización expresa del autor.