Una Eixida dura y otra suave, o más bien, alternar una Eixida con horario de vuelta razonable y la siguiente sin un horario de vuelta preestablecido. Este es el pacto al que habíamos llegado después de que la Eixida de la semana pasada por el Parc Natural de Llevant nos devolviera a casa más allá de media tarde. Y claro, diseñar una Eixida que sea bonita, corta y por zonas que no hayamos ido ya cientos de veces, no es tan fácil. Así que buscando en los recuerdos me vino a la memoria una Eixida que hice hace bastante tiempo con Pepelu y Sebas por la zona de Deià – Soller. No la recordaba ni muy difícil, ni que hubiera sido muy larga o complicada. Así que pensé que sería una buena alternativa para este fin de semana, no obstante, y como últimamente estamos hechos unos “Jabatos”, me pereció oportuno darle un plus de exotismo y rediseñé la original y típica ruta Deià – Port de Soller – Deià que discurre por la GR desde C'an Boi hasta Muleta pasando por Son Mico tal que quedara un poco diferente. Después de consultar algunos mapas y otras webs locales de MTB finalmente propuse al grupo de Eixides un Deià – Soller – Llucalcari – Deià, bajando desde Son Mico a Soller por Es Camí d'es Castelló y Rocafort, vuelta a Son Mico desde Soller por Es Camí d'es Rost, y seguir por la GR en dirección Deià hasta tomar el camino que nos bajaba a Llucalcari, de aquí ir a buscar Cala Deià bordeando la costa, y finalmente subir desde Cala Deià hasta el pueblo por la carretera. Y el resultado ha sido un espanto de Eixida en la que creo que no hemos ciclado más del 20% de la ruta. El resto ha sido empujar, estirar, acarrear y algunas veces hasta arrastrar la bici. Lo de volver a casa pronto mejor lo vamos olvidando, lo de una Eixida suave también. Os prometo que por los acantilados entre Llucalcari y Cala Deià estuve tentado de dejar caer la bici con tal de poder dejar de llevarla a cuestas, y eso que la mía pesa poco. En fin, había que ir y fuimos, ahora ya lo sabemos; son muy bellos lugares para senderistas, pero complicados para ciclistas.

Y no es que sea una ruta que no se pueda hacer en bici, lo único que hace falta es recorrer algunos tramos exactamente al revés de como lo hicimos nosotros; subiendo por donde bajamos y bajando por donde arrastramos las bicis. Es posible que haya otras alternativas, pero en esta crónica os voy a ir contando en nueve actos como, al menos yo, pienso volver a recorrerla y cómo realmente la hicimos.

 

Primero: Recomiendo ir de Deià hasta Llucalcari por la carretera Ma-10, ya en Llucalcari tomar el desvío que te sube hasta encontrar la GR-221. Este desvió te deja justo después de Son Coll y Sa Font de ses Mentides y en este punto comenzar a ciclar por la GR. Ya sé que esta GR viene directamente desde Deià hasta aquí, que el tramo que nos saltamos es un tramo muy bonito, y con una vistas espectaculares, y que además pasas por el angosto y fotogénico paso entre las casas de Son Coll. Pero queridos lectores, desde Deià hasta aquí yo no consigo ciclarlo. Son muchos escalones y además la mayoría separados por un espacio estratégicamente medido tal que no hay tiempo de subir a la bici y tomar impulso para afrontarlos con cierto éxito, y cuando encuentras este espacio lo más probable es que en breve, o te encuentras con un escalón imposible que te hace volver a bajar, o dos escalones consecutivos que encajan exactamente en ambas ruedas y te encallan la bici. Ante esta última situación sólo os recomiendo llevar las calas muy suaves y mucha suerte. Bajar por aquí ya es otro cantar, recuerdo que con Sebas por aquí yo bajé regular, pero bajé, pero subir ciclando yo no lo consigo, consigo subir a pata y empujando la bici.

 

Segundo: Desde Son Coll o Sa Font de ses Mentides hasta Can Mico por la GR-221. Así lo hicimos nosotros y así también lo recomiendo. Visto el tramo anterior, este tramo, y a excepción de un zig-zag casi al final, y alguna zona puntualmente técnica, es agradecido para ciclarlo. Hay algún salto en el que divertirse y el único peligro que puedes tener es encontrarte con algún senderista despistado merendando. Tercero: De Son Mico hasta el Hotel C'as Xorc tomarlo por Es Camí d'es Castelló. Además de que no hay otro, este camino no tiene casi desnivel y se puede hacer todo arriba. Aquí no hay secretos, dependiendo ya de la autoconfianza y destreza de cada uno, y sobre todo de la cantidad de senderistas que encuentres, se puede hacer dando pedales y a cierta velocidad.

 

Cuarto: Recomiendo bajar a Soller desde el Hotel C'as Xorc por es Camí des Rost. Nosotros no bajamos por aquí, lo que hicimos fue seguir por Es Camí de Castelló hasta encontrar Es Camí de Rocafort y bajar por este último a Soller. El tramo de Camí de Castelló desde C'as Xorc hasta el desvío de Rocafort tampoco tiene secretos, sigue siendo un camino con mínimo desnivel por el que puedes dar pedales, vosotros ya me entendéis; maricón el último..... Y ahora viene lo divertido, la bajada por Rocafort hasta Soller. Yo por aquí bajé mucho a pata, vi a Pepelu y Sebas bajar arriba la mayor parte del camino, o casi todo, pero mi nivel no me permite bajar ciclando por aquí. Pude hacer fotos muy bonitas a mi bici sobre el puente del tren, disfruté de unas vistas espectaculares sobre el pueblo de Soller, admiré la arquitectura popular en forma de muros de piedra en seco, etc, pero de ciclar por esta bajada muy poquito, casi nada.

 

Quinto: De Soller al Hotel C'as Xorc recomiendo subir por es Camí d'es Rost, o por donde se pueda. Nosotros subimos por Es Camí des Rost y empujamos bastante, pero tengo que admitir que también ciclamos bastante, sobre todo en la segunda mitad del camino. Si no fuera porque a estas alturas de Eixida uno ya comienza a ir un poco “petado” creo que hubiéramos podido ciclar bastante más. Recuerdo haberme bajado almenos en dos ocasiones no por estar en un tramo demasiado técnico, sino por estar cansado. En definitiva subir por aquí no es fácil, habrá que poner pie a tierra sobre todo el la primera parte, pero a partir de la mitad más o menos, y según las fuerzas que le quedan a cada uno, ya te puedes atreve a subirte y dar pedales hasta C'as Xorc. Hay otra alternativa, es la de subir de Soller a C'as Xorc por carretera. Si pensamos que Es Rost nos deja a las puertas de un carísimo Hotel obviamente ha existir una carretera por la que suban sus “pudientes” clientes, porque por el camino por donde nosotros venimos de Soller no creo que los clientes de a 300€ la noche también vengan. Personalmente me quedo con subir de Soller a C'as Xorc por Es Rost, hubo que patear pero no me pareció tan difícil. Lo que sí recomiendo, y muy seriamente, es bajar desde C'as Xorc por aquí a Soller, porque subiendo por aquí nos dimos cuenta de que la bajada ha de ser muy interesante. Creo que la próxima la probaré.

 

Sexto: De C'as Xorc a C'an Mico tomarlo por Es Camí des Castelló. Esto es, volver por el mismo camino que hemos venido. Además de que no hay otro camino, este casi no presenta desnivel y el único límite que hay es el que te impongan tus fuerzas del momento y los senderistas que a estas horas ya abundan. Por cierto, fijaros como a primera hora de la mañana el senderista es un ser esporádico y normalmente extranjero, y así como avanza el día se trasforma en abundante y mayoritariamente nacional. Séptimo: De C'an Mico hasta Son Coll o Sa Font de ses Mentides tomarlo por la GR-221. Excepto el zig-zap del principio que es bastante técnico la mayoría del camino se puede ciclar, y excepto en momentos putuales que te encuentras con algún escalón de tamaño considerable, el resto no requiere el poseer un nivel fuera de serie.


Octavo: De Son Coll o Sa Font de ses Mentides hasta Deià recomiendo que lo toméis por la GR-221. Ni siquiera miréis el desvío que os baja hacia Llucalcari, olvidar que está ahí y no hacerle ni caso, o mejor, haced como Ulises que se ató al mástil de su barco y ataros a la tija para no oír el canto de sirenas. No bajéis por ese desvío, ni os lo penséis, seguid por la GR y aunque os encontraréis una bajada con mucho escalón, es bajada al fin y al cabo, y además se puede hacer sin tener que exhibir un gran nivel. Alguna zona habrá que dudes, y otras que pongas pie a tierra, pero no serán la mayoría. Esta bajada yo lo hice casi todo arriba con Sebas y en otra ocasión con Pepelu, recuerdo que por aquí mi antigua Lapierre tomaba los escalones de dos en dos, coincidían escalones consecutivos con ambas ruedas, así que se me hizo bastante incómoda, pero no recuerdo haber tenido que bajarme en muchas ocasiones. Si a pesar de nuestras advertencias decidís tomar el desvío que os lleva a Llucalcari esto es lo que encontraréis; Se puede bajar hasta Llucalcari por este desvío, es un camino asfaltado y en bajada vertiginosa que acaba en la carretera Ma-10, justo donde acaba hay que cruzar la carretara y podéis continuar bajando por un senderito hasta el centro de Llucalcari. Allí, y en la única calle que hay, veréis un desvío a la derecha que pone “Mar” y un dibujo de un senderista: ¡ Atención !, es un senderista, no un ciclista porque el que lo puso sabía lo que hacía. A partir de aquí el sendero baja hasta la costa y la va bordeando hasta cala Deià, no tiene pérdida, no hay dos caminos posibles, de hecho hay uno sólo y a veces casi ninguno. Es un sendero precioso para ir andando, un tormento con la bici, no es ciclable y punto, quizás unos veinte metros seguidos en todo el tramo. Hay “botadors”, pinos caídos que nos obligarán al contorsionismo, acantilados a nuestra derecha, derrumbes sobre el sendero, rocas, piedras, escalones imposibles, en fin de todo un poco, y cuando crees que viene un tramo tranquilo y en el que podrás ir subido un rato entonces no tardan en aparecer los escalones, rocas, pinos, o cualquier otro obstáculo natural que te obliga a desmontar otra vez. Creo que no me equivoco si afirmo que me cansé más en este tramo que en todo el resto de la Eixida. Recuerdo un paso difícil en el que tenía mi Lapierre colgando por la derecha sobre un acantilado y me vinieron a la mente pensamientos oscuros que me tentaron y sugirieron dejarla caer para librarme de su peso. Son esos momentos en los que piensas ¡ Qué mierdas hago yo aquí !, ¡ Quién me manda meterme en estos berenjenales !, ¡ Con lo bien que estaría yo en casa !.

 

Y Noveno y último: De Cala Deià al pueblo de Deià por la carretera. Si habéis llegado a Cala Deià desde Llucalcari lo más probable es que estéis “petados” y hasta las narices de no poder ciclar y optéis por subir utilizando la carretera. Hay senderos para subir que te evitan el asfalto, pero a esas horas y después de haber arrastrado las bicis por los acantilados no estábamos para bromas, además la de hoy tenía que ser una Exida con vuelta a casa a horas razonables y teníamos prisa por acabar. Así que tomamos carretera, plato pequeño, piñón grande y para arriba con sudada final. Llegamos al parking, metemos las bicis en los coches y a casa.



Gracias por leernos, y hasta la próxima Eixida

Share

Comentarios   

 
0 #1 Josep 31-03-2012 20:36
Hola, em dic Josep i tinc 24 anys. he parlat amb un company vostre i m'ha dit que potser podria participar en les vostres sortides. que podria ser? el meu mail
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 

Contáctanos

Si lo deseas, puedes contactar con los creadores de esta web enviando un e-mail a la siguiente dirección de correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., te contestaremos tan pronto como nos sea posible.

Gracias por visitarnos, Eixides MTBteam

Nota Legal

Eixides© es una web destinada a relatar nuestras excursiones en bicicleta de montaña y a promover la práctica respetuosa del MTB. Todo el contenido de esta web, ya sea texto, imágenes o rutas es original y la propiedad intelectual es de sus creadores. No está permitida la reproducción total o parcial de ningún contenido salvo autorización expresa del autor.